Doctorado en Teología

FTPCL > Doctorado > Doctorado en Teología

Presentación

La Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima encuentra su origen en el Estudio General (Estudio General = Studium generalis, era el nombre que en muchos lugares de Europa tuvo lo que luego pasó a llamarse Universidad) de la Orden de Predicadores instituido el 1 de julio de 1548 en el Convento del Rosario de la ciudad de Lima. Este Estudio fue creado para la enseñanza de Teología, Escritura, Lengua general o Quechua.

Por Cédula Real del 12 de mayo de 1551, dicho Estudio se convirtió en la Universidad Real de la Ciudad de los Reyes, lo cual se realizó efectivamente el 2 de enero de 1553.

Entre 1553 y 1556 bajo el gobierno de Fray Juan Bautista de la Roca, se limitó el grado de Doctor o Licenciado en Teología a los que habían recibido el sacramento del orden sacerdotal. Los primeros en recibir el grado habrían sido los frailes Rafael Segura y Domingo de Santo Tomás (L. BUSTAMANTE OTERO, Revista Teológica Limense N° 2/1992).

En 1571, mediante el breve Exponi nobis, el papa Pío V confirmó la Universidad otorgándole los privilegios, indultos, gracias, inmunidades y exenciones como los concedidos y concedidas a la Universidad de Salamanca. Se promulgaron entonces las Constituciones de 1571 (lo que hoy equivaldría a Estatutos); la constitución 21 aludía al otorgamiento de grado de Doctor, que podía hacerse en cuatro facultades: Teología, Cánones, Leyes y Medicina. El doctorado en Teología quedaba firmemente establecido en la Real Universidad de la Ciudad de los Reyes, en la Facultad de Teología.

En 1574 la Universidad asume como patrono al evangelista san Marcos, convirtiéndose en la Universidad de San Marcos.

Los estudios de Teología fueron, así, los primeros estudios universitarios en América del Sur y la Facultad de Teología quedó dentro de la Universidad de San Marcos. En San Marcos las cátedras propias de la Facultad de Teología eran consideradas como las de mayor rango, junto a ellas se consideraban las de Cánones (Derecho Canónico) y las de Artes o Filosofía.

En las Constituciones de 1581 se establecía que el grado de Doctor en Teología se daba en la Capilla de Nuestra Señora de la Antigua, en la Catedral, se hacía juramento ante el Rector y luego ante el Maestrescuela, de quien se recibía el grado de Doctor.

Los estudios de Teología continuaron con el pasar de los años. En el siglo XIX, se dispuso que los grados en Teología estaban bajo los docentes del Seminario de Santo Toribio y que el Rector de dicho Seminario era el encargado de redactar los programas para el Doctorado.

Una resolución del 17 de junio de 1863, dictada en el gobierno de Balta, declaró que la Facultad de Teología de San Marcos debía residir y funcionar en el Seminario de Santo Toribio, se dispuso que el Maestrescuela de la Catedral otorgara los grados de Licenciado y Doctor en la Facultad de Teología a nombre de la nación y como primado de la Iglesia.

El Estatuto Universitario Peruano de 1928 autoriza que, además de dar grados en Teología los pueda dar en Derecho Canónico.

En el Estatuto Universitario de 1935, artículo 6°, la Facultad de Teología aparece como entidad independiente de la Universidad de san Marcos y se le reconoce la facultad de otorgar grados de Teología y Derecho Canónico, cuyos diplomas se registran en el Ministerio de Instrucción.

El Decreto Ley 18009 del 25 de noviembre de 1969 indica que la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima «otorga grados y títulos en Teología y Derecho Canónico. Los diplomas se registrarán en el Ministerio de Educación».

Porque el desarrollo de la Teología como disciplina requiere contar con investigadores que conozcan las particularidades metodológicas que esta tiene, los estudios de Doctorado orientan y ejercitan en el conocimiento y el ejercicio de la investigación teológica. Los estudios doctorales ayudan, además, al trabajo
interdisciplinar, con el fin de que la Teología ayude al desarrollo de la persona en la sociedad.
Los estudios de Doctorado, además de alentar la investigación, perfeccionan para adquirir la formación pertinente a quien quiere ejercer la docencia en Teología, revisando, actualizando e integrando los conocimientos provenientes de la doctrina cristiana y profundizándolos en diálogo con otras disciplinas, para poder ser fermento en la sociedad.

Los estudios de Doctorado ayudan a profundizar en el saber teológico a fin de que los teólogos puedan ser personas que, desde la reflexión seria, iluminen las diversas realidades humanas con el saber cristiano consolidado a lo largo de los más de dos milenios de pensamiento cristiano.

Actualmente los estudios de Teología se realizan durante seis semestres académicos. En los primeros semestres se adquiere la capacidad de actualizar conocimientos que permitan realizar adecuadamente la tarea de investigar teológicamente con seriedad y profundidad, en diálogo con el pensamiento contemporáneo, iluminando la realidad. El resto de los semestres, bajo la guía personal de un profesor, se profundiza en el tema escogido para la investigación y los temas conexos a la misma.

Plan de estudios

Aprobado por Resolución Rectoral N° 049/2020
Ciclo I
Ciclo II
Ciclo III
Ciclo IV
Ciclo V
Ciclo VI

Teología del Siglo XX

Dogma y vida

Fuentes de investigación teológica

Sabiduría de la Palabra Divina

Proyecto de Tesis

Valor Teológico del Magisterio

Tradición y Teología

Discusiones de la Teología Moral

El método teológico

Desarrollo de Tesis I

Desarrollo de Tesis II

Desarrollo de Tesis III

Desarrollo de Tesis IV

Informe de tesis

Perfil del Egresado

  • Amplitud y precisión óptima en la elaboración argumental original, sea oral o escrita, en el que se evidencia la relación entre la Verdad, conocida por la fe, y las diversas realidades creaturales en las que dicha Verdad se manifiesta o con las que se confronta.
  • Manejo solvente y documentado de los diversos géneros propios de la investigación y, específicamente, de la investigación teológica.
  • Originalidad en el pensamiento, el enfoque de la realidad y la comunicación argumental constructiva y fecunda.
  • Ponderación, mesura, audacia y precisión intelectual.
  • La contribución original y situada a la formación de nuevas generaciones de teólogos capaces de dar respuesta a las situaciones propias de su tiempo y a sus retos.
  • El servicio y fomento de la belleza, riqueza humana y santidad de la Iglesia.
  • El aporte edificante al buen saber y al bien vivir de la humanidad.

 

Datos Generales

Horario de clase

Inversión

Duración

Seis (06) semestres.